INICIO LA VISTA LA AUDICIÓN PRODUCTOS BAJA VISIÓN SERVICIOS PREGUNTAS FRECUENTES CONTACTO

UNA AUDICIÓN NORMAL


Más allá de las ondas sonoras (física del sonido) el proceso de la audición humana implica procesos fisiológicos, derivados de la estimulación de los órganos de la audición y procesos psicológicos, derivados del acto conciente de escuchar un sonido.

Su oído consta de tres partes:
Oído Externo: es la parte visible exterior del oído, el pabellón y el canal auditivo.
Oído Medio: formado por el tímpano y los tres huesecillos.
Oído Interno: que consta de la cóclea rellena de fluído, y que contiene miles de minúsculos receptores de sonido denominados células ciliadas

En las personas con una audición normal, el oído externo recoge las ondas sonoras y las conduce al tímpano. El sonido se transforma entonces en una vibración mecánica del tímpano. Esta vibración se transmite a los tres huesecillos del oído medio que transfiere el movimiento a la ventana oval, una membrana que cubre la entrada de la cóclea.

El movimiento producido en la ventana oval hace que las vibraciones se transmitan al fluído del oído interno o cóclea.
El movimiento del fluído hace que miles de células ciliadas (así llamadas por los minúsculos cilios que presentan en la parte superior) se muevan, creándose así una señal eléctrica que se envía al nervio auditivo, que las lleva al cerebro, donde se interpretan como sonido.