INICIO LA VISTA LA AUDICIÓN PRODUCTOS BAJA VISIÓN SERVICIOS PREGUNTAS FRECUENTES CONTACTO

IRREGULARIDADES CORNEALES


La córnea es la membrana transparente más externa del ojo y al mismo tiempo la lente más potente del ojo que permite que los rayos de luz que llegan del exterior se dirijan hacia su punto focal para la formación de las imágenes.

Para que esto se lleve a cabo la córnea debe mantener una forma esférica en la parte central que se va aplanando hacia la periferia. Cuando esta forma se pierde estamos frente una irregularidad corneal.

Las irregularidades corneales no pueden ser corregidas con anteojos, porque la visión en muy distorsionada producto de las aberraciones producidas por la irregularidad. Se puede corregir con Lentes de Contacto y con algunas técnicas quirúrgicas.

En la actualidad las nuevas tecnologías obligan a que en los exámenes de contactología, oftalmología y optometría se incluyan test adicionales como la paquimetría (medida del espesor corneal) y la topografía corneal (examen de la forma corneal).

PASÁ, REVISATE,
Y ARRANCÁ EL AÑO
MIRANDO PARA ADELANTE!

QUERATOCONO


En algunos ojos, por diferentes causas, principalmente por factores hereditarios, la córnea presenta una falla estructural, problema que se presenta a medida que el individuo crece y se manifiesta en una diferencia de espesores en cualquier sector corneal.

En el queratocono el adelgazamiento y deformación es en forma de punta y compromete generalmente a un cuadrante de la córnea.

En los estadíos iníciales se puede confundir con un astigmatismo en donde el paciente no logra la agudeza visual normal y en algunos casos hasta se pueden confundir con ambliopías u ojos perezosos. Solo se corrige con lentes de contacto.

QUERATOGLOBO


Solo se corrige con lentes de contacto.
En el queratoglobo la irregularidad compromete casi la totalidad de la córnea. En los estadíos iníciales se puede confundir con defectos refractivos como la miopía o la hipermetropía con la salvedad que el paciente no logra la agudeza visual normal y en algunos casos hasta se pueden confundir con ambliopías u ojos “perezosos”.